jueves, 26 de marzo de 2009

CARTA NO PUBLICADA EN EL DIARIO MONTAÑES

Ya sabéis que os animamos a que nos mandéis vuestras experiencias, quejas, ideas...si quereis verlas publicadas en el blog. Para dar ejemplo, aqui os dejamos una carta al director del Diario Montañés, que no hemos tenido la suerte de ver publicada.

Salud!

JUGÁRSELA POR UNA CIUDAD MEJOR

Esta semana casi me matan.
Y es la cuarta o quinta vez este mes. No me dedico a ninguna actividad ilegal donde abunden las venganzas, simplemente ocurre que uno aprende a convivir con esos riesgos cuando se decide a usar más la bicicleta y menos el coche. Y no me refiero a hacerlo por deporte, sino por transporte. Por recoger el testigo de la movilidad sostenible (tenemos una concejalía con ese nombre) y hacer de ello un modo de vida. No es fácil, pero casi siempre compensa. Hay que enfrentarse a barreras arquitectónicas, falta de infraestructuras, falta de costumbre del resto de conductores... Pero al fin, hay que mentalizarse de que, poco a poco, vamos a aprender a convivir, coches y bicicletas, como en cualquier capital europea como la que Santander aspira a ser.
Ocurrió el lunes, día en el que además cumplí un mes sin llenar el tanque de gasolina de mi coche. Uso el coche, sí, pero gracias a la bici, ahora soy mucho menos dependiente de él. Ese día, sin embargo, en lugar de estar contento por tan simbólico aniversario, estuve sulfurado porque en mi trayecto al trabajo, una conductora con un nivel de agresividad digno de retirada de carnet, se pegó a mi rueda trasera y me abocinó a lo largo de toda la plaza Cachavas, al tiempo que gritaba y movía los brazos alocadamente, exigiéndome que dejara de circular por alli. Y no hablo de una joven que se acaba de sacar el permiso, sino de una señora que podría ser mi madre, alguien que debería tener experiencia al volante, pero lo suficientemente ignorante como para atormentar a un ciclista de esta manera, arriesgándose a desequilibrarle y atropellarle.
¿Y qué podemos hacer? La Ley de Tráfico, y los impuestos que pago, con los que también se mantienen las calles, me dan pleno derecho a circular por la calzada, atendiendo al Código de Circulación, que cumplo religiosamente. Yo soy el primero que preferiría circular por un carril bici separado del tráfico motorizado, pero a falta de él, tengo que jugármela todas las mañanas, porque tampoco me apetece circular por las aceras, incomodando a los peatones que se desplazan por allí. Y tampoco quiero volver al coche, cosa que me parecería un paso atrás en mi pequeña contribución a la modernización del transporte en esta ciudad.
Estoy convencido de que el caso de esta señora es aislado e imagino que responde a un día de estrés o, a lo peor, a algún tipo de psicopatía. Desgraciadamente, a mi sólo me queda lanzar este humilde llamamiento al sentido común del resto de conductores, y pedirles que tengan cuidado y aprendan a convivir con el tráfico ciclista. Porque es de desear que cada vez seamos más. Porque no estamos paseando o haciendo deporte, estamos yendo a trabajar como cualquier persona. Y además lo hacemos sin contaminar y sin provocar atascos ni ruidos. Y al Ayuntamiento, tengo que pedirle que se involucre más. No es de recibo que nos animen a usar menos el coche, e incluso nos faciliten bicis de préstamo, y que luego no nos proporcionen carriles para circular con seguridad por las vias principales, las que nos llevan a trabajar, porque simplemente un dia nos pasará un coche por encima. Las bicicletas también somos tráfico, ténganlo en cuenta, por favor.

3 comentarios:

Cívico dijo...

Si señor!

Vicente dijo...

Sorprende ver que en Santander, una ciudad preciosa que tuve la ocasión de visitar el año pasado, no hagan nada por arreglar este tema. En mi viaje estival visité también San Sebastián, y está claro que las comparaciones son odiosas, pero en este asunto está a años luz de cualquier ciudad española. Ánimo y a seguir peleando por unas ciudades mas humanizadas. Un saludo desde Valencia.

Joan dijo...

De momento solo hay bicis de préstamo, y los carriles bici que se proyectan son principalmente de cara al turismo (por el frente maritimo). El problema está en que la corporación municipal aún piensa que los carriles son algo decorativo, una mera oferta deportiva o de ocio. No acaban de interiorizar que el carril bici ha de ser una infraestructura bien proyectada, eficiente y que nos permita prescindir del coche y subirnos a la bici para ir a trabajar, a comprar, etc...